Conversatorio “Lxs parlamentarios y la relación MERCOSUR – Unión Europea”

El miércoles 10 de Septiembre el Observatorio del Sur Global y el Centro de Estudios en Ciudadanía, Estado y Asuntos Políticos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) realizaron un conversatorio para debatir la agenda parlamentaria MERCOSUR – Unión Europea.

Participaron del conversatorio miembros de los partidos alemanes Die Linke y Los Verdes, parlamentarios argentinos del Frente de Todos y miembros de organizaciones de la sociedad civil. El eje principal de la conversación fue el pre-acuerdo de libre comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea.

El conversatorio comenzó con introducciones por parte de Katharina Tetzlaff, de Die Linke, y Federico Montero,  director del Observatorio del Sur Global. Ezequiel Bistoletti llevó adelante la moderación del conversatorio.

Desde el lado argentino participaron: el diputado nacional por Santa Fe, Marcos Cleri, el parlamentario del Mercosur, Pablo Vilas, el dr. profesor especializado en integración regional, Damian Paikin, el director de relaciones internacionales de la CTA, Andrés Larisgoitía, y la profesora Mariana Vazquez por el Observatorio del Sur Global.

Desde el lado alemán intervinieron: Heinz Bierbaum, eurodiputado por Die Linke y presidente de la Izquierda Europea, el eurodiputado por Die Linke, Helmut Scholz, la diputada alemana por Die Linke, Heike Hänsel, la ex eurodiputada por Los Verdes, Gaby Küppers y Bettina Müller, miembro de la ONG powershift.

Los europeos recalcaron el aumento de la oposición al tratado Unión Europea – Mercosur, principalmente en Austria y Francia, debido a cómo afectará la política agraria. Desde la ONG resaltaron que la preocupación de la sociedad civil es recibir productos agrícolas con agrotóxicos. Una preocupación de los eurodiputados es que este tipo de acuerdo mantiene relaciones de comercio desigual, pero no firmarlo abriría el camino a China y EEUU a nuevos tratados incluso más desiguales.

Desde el lado argentino se remarcó que con el cambio de gobierno llegó un cambio de posición, pero que no se ha dado el mismo cambio en toda la región. Que el gobierno argentino expone las asimetrías que encierra el acuerdo, pero su accionar se encuentra limitado por la decisión de sus socios del bloque.

En común, ambos grupos sostienen que se puede lograr un acuerdo mejor. Un acuerdo que apunte a una verdadera integración, con prácticas comerciales más justas, que proteja el trabajo y al medio ambiente por igual. En definitiva, fue un buen comienzo para un diálogo duradero sobre un tema que, más temprano que tarde, será central en la agenda nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *