Rusia y Turquía después de la crisis de Nagorno Karabaj

por Maxim Suchkov y Andrey Sushentsov para Valdai Club

Las relaciones entre Rusia y Turquía son una excepción a la regla y, al mismo tiempo, un ejemplo de interacción compleja entre socios que se han enfrentado a sus propias dificultades para navegar la diplomacia internacional contemporánea. Las dos potencias ambiciosas, lideradas por líderes poderosos, son rivales históricos y figuran en el Libro Guinness de los Récords por haber librado más guerras entre sí que cualquier otro país. Estas relaciones tienen bastantes detractores, pero ellas mismas se desarrollan en un contexto físico e informativo que no está exento de peligros: campañas de propaganda, contramedidas informativas, provocaciones, uso de empresas militares privadas, competencia militar-tecnológica, es todo un conjunto de las últimas formas de enfrentamiento. Sin embargo, una vez superada la prueba de resistencia de la crisis político-militar de 2015, cuando la Fuerza Aérea Turca derribó un bombardero ruso en los cielos de Siria, los dos países han logrado desarrollar un modus operandi efectivo, que hasta el día de hoy contribuye a el avance mutuamente beneficioso de sus intereses. Esto fue posible gracias al arte de la diplomacia y la confianza personal de los líderes de los dos países.

Moscú no tiene expectativas de que Ankara se comporte como un aliado; en realidad, es esta actitud la que ayuda a mantener un equilibrio de intereses mutuos. En la etapa actual, la dimensión personal de esta relación juega, quizás, un papel clave. Durante el año pasado, de todos los líderes extranjeros, el presidente ruso mantuvo la mayor cantidad de reuniones personales con su homólogo turco. Ambos líderes llegaron al poder a principios de la década de 2000 y llevaron a sus respectivos países a través de una serie de experimentos políticos que no siempre fueron aprobados en Occidente, pero que llevaron a Rusia y Turquía al frente del escenario político mundial. Ambos países encarnan los cambios posteriores a la Guerra Fría en el orden internacional que han sido desagradables para Occidente, pero ambos se dieron cuenta desde el principio de que en la era de la des-occidentalización del sistema internacional, Rusia podría convertirse en un recurso para fortalecer la soberanía estratégica de Turquía, mientras que Turquía podría prestar a Rusia la autoridad de una gran potencia en medio de la erosión de la posición monolítica de Occidente.

A pesar de las decepciones mutuas, Putin y Erdogan se desempeñan bastante bien entre sí para preservar las relaciones entre los dos países. Sin embargo, la fragilidad histórica de las relaciones bilaterales es especialmente aguda durante los períodos de crisis regionales. Durante esos períodos, el viraje de “socio estratégico” a “enemigo histórico”, especialmente en la conciencia pública y los medios de comunicación, se puede realizar en cuestión de horas. Por otro lado, mantiene la relación bastante flexible.

Esta plasticidad se basa en el pragmatismo de las partes, la confianza de que una “mala paz” dará a Rusia y Turquía más que una “buena pelea”.

Esta plasticidad protege hasta ahora a Moscú y Ankara de colisiones más peligrosas. En el lenguaje de la mecánica, incluso después de recibir varias deformaciones, las relaciones bilaterales no se destruyen. Esta dialéctica de fragilidad y plasticidad se ha convertido en la norma para la interacción ruso-turca.

En Siria, este marco estratégico para las relaciones bilaterales se refleja en los tres principios de interacción entre Moscú y Ankara. El primero es tratar con comprensión los temas de fundamental importancia para la seguridad de las partes. La segunda es indicar de manera clara y oportuna dónde están las líneas rojas y discutir con anticipación un corredor de oportunidades de cooperación en torno a temas problemáticos. El tercero es aprovechar los errores de otros socios, especialmente Estados Unidos, contrastando con ellos. La venta del S-400 a Turquía solidificó estos principios: Rusia actuó como proveedor de la soberanía turca, lo que permitió a Erdogan desvincularse de las garantías de seguridad estadounidenses. Finalmente, Rusia logró “desenganchar” a Turquía de la coalición occidental que quería derrocar a Bashar al-Assad. Moscú recibió simultáneamente la legitimación de sus objetivos en Siria y un canal de influencia sobre numerosos grupos de la oposición siria en el marco del “proceso de Astana”.

La cooperación ruso-turca en el conflicto de Karabaj se ha convertido en una más, pero una de las pruebas más difíciles para la habilidad de estrategia y toma de decisiones en situaciones complejas.

Rusia enfrentó varias tareas al mismo tiempo: fortalecer su propia autoridad en la región y no involucrarse en otro “conflicto candente” cerca de sus fronteras, apoyar a un aliado y evitar la expulsión de la comunidad armenia de Karabaj, no alejar a Azerbaiyán para evitar que se repita el “escenario georgiano” de 2008, pero también evitar una victoria incondicional para Bakú como la que ganó Armenia en 1994; evitar un aumento de la influencia de Occidente y evitar el fortalecimiento de Turquía, pero tampoco estropear las relaciones con Ankara. Finalmente, Rusia tuvo que mantener su iniciativa estratégica en los asuntos regionales y fortalecer su presencia.

No había muchas opciones específicas para combinar estos objetivos en una solución práctica. Y, sin embargo, se encontró una solución casi óptima: fuerzas de paz rusas en Nagorno-Karabaj. Moscú es un garante clave del proceso de paz con miras a alcanzar la paz y desbloquear los enlaces de transporte regionales, lo que implica la inclusión de Armenia en el tránsito terrestre internacional de mercancías. Como resultado, la adopción de un nuevo status quo entre Armenia y Azerbaiyán con la participación de Turquía como observador, pero con el liderazgo de Rusia a través de la presencia militar en Karabaj, se convirtió en un indicador de que en el mundo moderno el éxito en la resolución de crisis complejas aún son posibles, si se basan en una estrategia de alta calidad para equilibrar los intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *